Fraudes Nigerianos

Ha sido difícil decidir bajo qué categoría incluir a las cartas nigerianas, también llamado “fraude nigeriano” o “fraude 419” (en el artículo 419 del Código Penal Nigeriano se contempla este tipo de delito). Estuve tentado a incluirlo bajo la categoría de “ingeniería social“, pues este fraude tiene un fuerte componente de engaño a través de “convencimiento” más que de artimañas informáticas. Sin embargo, el fin último de la ingeniería social suele ser la obtención de datos financieros para usarlos fraudulentamente con posterioridad. En cambio, las cartas nigerianas tienen por objetivo obtener dinero directamente de la víctima (sin robar su identidad), es por ello que decidí ubicarlo dentro de la categoría de “fraudes electrónicos“.

El fraude de las cartas nigerianas, de manera muy similar al phishing (y en ocasiones con tintes de spear phishing), comienza siempre con una carta enviada a través de correo electrónico. Si bien la táctica de estos criminales la mayoría de las veces implica enviar mensajes genéricos a miles o millones de cuentas de correo electrónico, también pueden cazar un objetivo específico y personalizar la carta con nombre e incluso domicilio de la posible víctima (de ahí que se asimile a la “pesca con lanza”).

Pero… ¿qué dice la carta? Es aquí donde el engaño y la maquinación comienzan. Aunque a la fecha son muchas las variantes de “cartas nigerianas”, la mayoría tienen los siguientes elementos en común:

  • El remitente se presenta como una viuda o familiar cercano de un acaudalado nigeriano que es perseguido político o ha fallecido en algún país africano.
  • Te cuentan que cuentan con una cuantiosa suma de dinero (producto de una herencia o contratos firmados con gobierno) en un banco nigeriano, pero que para poder sacarla del país necesitan la ayuda de un “socio extranjero” cuyo estatus desean que tu asumas.
  • Te dicen que te van a transferir a tu cuenta bancaria en México varios millones de dólares, y que por hacerles ese favor, como contraprestación te pagarán el 10% de la millonaria suma que te depositarán.
  • Si contestas el correo, en la segunda comunicación te envían cartas formales con datos aparentemente reales (direcciones físicas y números telefónicos de Nigeria), así como copias digitalizadas de supuestas identificaciones oficiales (pasaportes o tarjetas de identidad nigerianas). Te piden un número telefónico o cuenta de Skype para marcarte y conversar más de la transacción millonaria.
  • Después de varios días, e incluso semanas, de estarte lavando el cerebro con la idea que serás millonario en unos cuantos días, finalmente recibes una llamada telefónica en donde te dicen: “Mario, ¿cómo estás?… estoy ahora mismo en la oficina del Banco X de Nigeria con el gerente. Estamos listos para hacer la operación ahora mismo, pero me dice el gerente que como la transferencia no es precisamente “legal”, pues me está pidiendo un “apoyo”… ¿qué te parece si yo le doy $5,000 dólares y tu pones otros $5,000 dólares?” Si previamente te ofrecieron 1 millón de dólares por esta transacción, darles $5,000 dólares no es nada, ¿cierto?

Aunque este fraude suele estar dirigido a personas educadas, con conocimientos de temas bancarios, tristemente mucha gente ha sido víctima de este engaño. En la sección cartas nigerianas encontrarás varios ejemplos reales de comunicaciones que he recibido por correo electrónico.

Este es uno de los fraudes más antiguos del mundo. Sus orígenes se remontan al siglo 17 en Europa. Se le conocía conocía como el fraude del “Prisionero Español”. En aquellas épocas, criminales utilizaban cartas convencionales para enviarlas a posibles víctimas. En su texto afirmaban estar prisioneros y que conocían la ubicación de un gran tesoro escondido, solicitando al remitente una suma de dinero para escapar de prisión (sobornando a carceleros), y así poder ir juntos a recuperar el tesoro para dividirlo en “partes iguales”.

A finales de los años 90 recibí en un despacho donde trabajaba una “carta nigeriana”, pero no vía correo electrónico, sino en papel. Aunque perdí el texto de la misma, conservé el sobre, donde se aprecia claramente en los sellos postales que la misiva proviene de Johannesburgo, Sudáfrica.

De acuerdo a algunas noticias, personas “desconfiadas” han pedido a los oferentes de tan jugosa suma de dinero ir personalmente a Nigeria a cerrar el trato, para tener la certeza de que recibirían el dinero. Desde luego los defraudadores aceptaron esa propuesta, las víctimas viajaron a África y tan pronto entregaron el dinero fueron asesinados.

Se estima que anualmente 50,000 personas son víctimas de este tipo de fraude. Algunos reportes indican que este fraude es la tercera industria más lucrativa de Nigeria y que ha generado más de 5 mil millones de dólares de ganancias para los criminales en los últimos 20 años.

A continuación te comparto algunos videos que ilustran diversas modalidades del fraude nigeriano:

 

 

 

Pero la historia de la herencia o sumas millonarias obtenidas mediante contratos con gobierno no son las únicas. Algunas ocasiones una persona con una enfermedad terminal (cáncer) te ofrece recibir una donación de varios millones de dólares. Otra modalidad recurrente es que recibas un correo electrónico que te notifica que has ganado un premio millonario (con un boleto de lotería que jamás compraste), pero que para poder cobrar la cuantiosa suma debes primero liquidar impuestos y otros trámites.

Como lo hemos visto, existen muchas variantes del “fraude nigeriano”. Pero los ejemplos anteriores coinciden en que explotan la avaricia de la gente para recibir montos millonarios sin justificación alguna. Sin embargo, existe otra modalidad aún más peligrosa que veremos a continuación.

Variante: fraude amoroso

También hay nigerianos enamorando señoras de la tercera edad por internet o redes sociales. Después de semanas de mensajes de amor fingen una enfermedad y piden una pequeña suma de dinero para medicinas, para luego ir escalando las peticiones de dinero. Una señora australiana, después de 3 años de “relación por internet” decidió dejar Australia para irse a vivir a Johannesburgo con su enamorado, quien la convenció de vender todas sus posesiones (entregándole $90,000 dólares) para “vivir felices por siempre” en África. La señora apareció muerta días después en su hotel.

 

https://www.youtube.com/watch?v=Nq0NAbAks94

 

 

¿Estas conductas están contempladas como delito en México?

Ninguna de las conductas antes descritas como ejemplos de “cartas nigerianas” están específicamente contempladas como delitos en nuestro Código Penal Federal. Sin embargo, estas conductas podrían caer en la figura conocida como “fraude genérico”.

  • Artículo 386 del Código Penal Federal.- Comete el delito de fraude el que engañando a uno o aprovechándose del error en que éste se halla se hace ilícitamente de alguna cosa o alcanza un lucro indebido.

Sin embargo, dada la modalidad y características de las conductas anteriormente descritas, es muy difícil localizar a los ciberdelincuentes para poder procesarlos.

 

Joel A. Gómez Treviño